fbpx

Estamos preparando UN CURSO NUEVO. Apúntate a mi Newsletter y te entererás antes que nadie.
Además, recibe por apuntarte la lámina exclusiva de Emociones de Educando en Conexión.

Hoy tenemos en esta sección del blog al colegio Siglo XXI, que este año cumple 50 años de trabajo hacia una educación más centrada en el alumnado. Además nos presentarán un crowdfunding ara editar un libro conmemorativo 🙂

Nombre del centro: Colegio Siglo XXI. (https://colegiosigloxxi.org/)

Tipo de centro: El colegio Siglo XXI es un centro concertado laico. Nos organizamos bajo la estructura de una cooperativa de familias.

Etapas: Impartimos todas las etapas de educación obligatoria, desde 1º de Infantil hasta 4º de la ESO.

Ubicación: estamos en la calle Lituania, en el distrito de Moratalaz.

¿Cómo surgió la idea de crear vuestro centro? 

El colegio Siglo XXI se fundó en los años 70, en el distrito de Moratalaz. En aquella época había escasez de plazas escolares en el barrio. En concreto, en los polígonos I y S había más de mil niños en edad escolar y solo un centro privado femenino, además de otros pequeños “colegios” que ejercían su actividad en locales comerciales y viviendas particulares.

Un grupo de familias que busca una solución a este problema se moviliza para conseguir la construcción de nuevos centros escolares en el barrio. Como no tuvieron éxito, decidieron fundar su propio colegio bajo la estructura de una cooperativa de familias. No hay que olvidar que eran los últimos años del franquismo, por lo que esta fórmula era prácticamente inédita. Además, querían un colegio laico, en el que se enseñara de manera diferente, basándose en teorías educativas innovadoras, como Freinet, y con un enfoque constructivista. Finalmente, y mediante la colaboración del párroco de la iglesia de la Visitación de Nuestra Señora, consiguen que la parroquia les ceda los terrenos y hasta zonas de la misma iglesia para comenzar su proyecto. Un colegio laico en los terrenos de una parroquia… Un colegio abierto al barrio en el que se creía en la educación en comunidad. Un colegio democrático cuando aún no existía la democracia en nuestro país. 

Rápidamente el colegio se quedó pequeño, así que se tuvo que trasladar a los terrenos actuales de la calle Lituania, también en el distrito de Moratalaz. 

Actualmente somos un colegio concertado, laico, de línea 2, que cubre todas las enseñanzas obligatorias, desde la etapa de Infantil hasta 4º de la ESO.

Somos una cooperativa de familias, lo que permite una estrecha implicación en la educación de nuestros hijos e hijas. Nos gusta participar en el día a día del centro, y existe una amplia red de actividades organizadas por las familias en torno al cole.

¿Por qué os decidisteis por esta pedagogía?

Porque con un enfoque constructivista, el alumnado es el centro de su propio proceso de aprendizaje y se fomenta así su responsabilidad y autonomía. Para ello, se parte de metodologías activas como centros de interés, proyectos, actividades colaborativas, aprendizaje cooperativo, dinámicas de grupo, etc. en el que el aprendizaje es globalizado. 

También se trabaja, cuando es necesario, desde una exposición más magistral, pero siempre interconectando y permitiendo la participación y reflexión directa del alumnado.

No estamos sujetos a ningún método concreto, ni a ninguna editorial de libros de texto. En todas las etapas los docentes elaboran y/o seleccionan el material que se debe trabajar en las aulas.

En cuanto al desarrollo de los proyectos, se parte primero de los temas que interesan al alumnado y que el profesor integra en el currículum oficial. Una vez acordado en clase el tema a trabajar, se inicia contestando a las preguntas: ¿qué sabemos? y ¿qué queremos saber?, y se desarrolla el proyecto dando respuesta a esas inquietudes e intereses. Se finaliza con una evaluación sobre lo que se ha aprendido y se elabora un índice y un portfolio con el proyecto desarrollado. 

En definitiva, el centro tiene una metodología y materiales flexibles que, desde enfoques constructivistas, nos permiten trabajar por proyectos, pasando por enfoques colaborativos, hasta la lección de corte más magistral. En todos los casos la elección de los materiales y las metodologías van en función del contenido y necesidades de cada grupo y siempre desde perspectivas que permitan la participación y reflexión del alumnado. Desde estos enfoques metodológicos podemos dotarnos de mayor flexibilidad para atender la diversidad de nuestro alumnado.

¿Cómo trabajan los niños? ¿Cómo se distribuye la jornada en un día normal?

Dependiendo de los cursos, el día a día tiende a variar, pero la asamblea/corro es el eje común con el que empieza y termina el día. Es el espacio donde anticipamos lo que vamos a hacer, nos escuchamos y presentamos ideas y propuestas.

Las aulas son flexibles y versátiles gracias a un mobiliario funcional que permite que cambien según las necesidades de la actividad y del grupo. Por ejemplo, las mesas se disponen en grupos, parejas o de manera individual según el curso, y el material es compartido por todo el alumnado teniendo entre ellos/as distintos responsables de organización, reposición, etc.

Desde las edades más pequeñas el colegio es fuente de descubrimiento y sorpresa. En las edades intermedias este descubrimiento se torna en la capacidad de aprender y conectar, de entender cómo funcionan las cosas, para que en las edades más mayores puedan construir soluciones. En todo momento y edad el desarrollo de la autonomía y la responsabilidad son la base de nuestro trabajo, acompañados de una acción tutorial cercana a nuestro alumnado y sus familias.

¿Hay tareas para casa? ¿Obligatorias u opcionales?

Las tareas que se proponen son flexibles en función de las necesidades y características del alumnado y pueden ser individuales o grupales, siempre partiendo de sus intereses y teniendo en cuenta su desarrollo evolutivo. 

Las tareas son significativas y suponen una continuidad del trabajo realizado en el aula. Pueden ser de preparación, como buscar información y desarrollar la capacidad de investigación; de extensión, para profundizar los contenidos de aprendizajes que se han visto en el aula; y/o emocionales, para reflexionar. Todos los tipos de tareas suelen tener una devolución/volcado en el grupo. 

¿Cómo se resuelven los conflictos?

Se considera el conflicto como fuente de aprendizaje. Partiendo de esta premisa, en el colegio se abordan dándoles el espacio y el tiempo necesario para resolverlos desde enfoques de mediación.

Para resolverlos, se parte del diálogo en asamblea/corro o pequeños grupos en el que la escucha activa entre iguales es fundamental para buscar acuerdos y soluciones. Para ello, en edades más pequeñas el adulto es la figura de mediación, pautando los pasos a seguir en la resolución del conflicto, y, poco a poco, según va madurado el alumnado, el adulto se retira dándole más protagonismo como figura de mediador al alumno/a, siempre con supervisión y seguimiento del adulto. 

El conflicto puede ser tratado por el tutor/a o por cualquier profesor/a que en ese momento esté con el alumnado, por ejemplo, especialistas en el aula o cualquier profesor/a que cuide el patio.

¿Algo más que os apetezca contarnos?

Si hay algo que destacaríamos del colegio es que los niños y niñas vienen felices. Crecen en un ambiente en el que se les anima a expresar sus opiniones, y a dialogar cuando hay algún conflicto. Saben que tienen derecho a ser escuchados, y que su palabra y sus emociones son importantes. El Siglo XXI genera un sentimiento de pertenencia en todos los que pasan por aquí. Como siempre decimos, “quien pasa por el Siglo, siempre será del Siglo”. A día de hoy hay muchas cosas que han cambiado respecto a aquel Siglo XXI que se fundó en los terrenos de una parroquia, pero su esencia y su entusiasmo siguen intactos. 

¡En el Siglo XXI estamos de celebración! 

El curso pasado celebramos nuestro 50 aniversario, y para celebrarlo hemos querido recoger la historia del colegio a través de un libro conmemorativo. En este libro hacemos un recorrido por nuestra historia, desde nuestros inicios en unas instalaciones precarias en los años 70 hasta nuestro actual colegio. Hemos hablado con los y las protagonistas de aquellos primeros días, con familias que pusieron toda la ilusión en construir un nuevo proyecto, con el profesorado que lo hizo posible, y con muchos exalumnos y exalumnas que pasaron por las aulas del Siglo XXI. Ha sido un trabajo largo y precioso, y ahora necesitamos una pequeña ayuda para que dicho libro sea una realidad. Hemos iniciado una campaña de crowdfunding a través de Verkami, con el objetivo de poder imprimir nuestro libro. ¿Nos ayudas?

¡Entra aquí y conviértete en mecenas!

¡Espera un momentito!

Suscríbete a la newsletter para descubrir contenido exclusivo y ser de las primeras personas en enterarte de todo lo nuevo 🙂

Bei M. Muñoz será responsable por tus datos, se enviarán a Mailrelay, para enviar boletines con información, novedades, promoción de productos y/o servicios propios o de terceros afiliados quienes me aseguran cuidar tus datos personales, no cederlos a nadie, y respetar todos tus derechos. Tienen sus servidores en Estados Unidos y están suscritos al protocolo Escudo de Privacidad. Podrás darte de baja en cualquier momento y ejercer cualquier derecho que tengas relacionado con la protección de tus datos según se describe en mi política de privacidad.

 

Pin It on Pinterest

Share This