fbpx

ESTAMOS PREPARANDO UN CURSO NUEVO. Apúntate a mi Newsletter y te entererás antes que nadie.

El día que decides empezar a educar sin premios ni castigos es algo así como: “Vale, ya no uso premios ni castigos 💪. Y ahora, ¿qué? ¿Por dónde empiezo? 😵‍”

Para mí, hay un paso esencial cuando queremos educar de forma respetuosa, y es la información.

Necesitamos conocer, reflexionar y descubrir por qué l@s peques hacen lo que hacen. O mejor dicho, por qué las personas hacen lo que hacen ❤️.

La realidad es que, todos los comportamientos de nuestros peques, están enfocados a ser parte, a ser visto, a sentirme incluído 🤗.

Hay una necesidad muy grande, ya no solo de pertenecer, sino de conectar, de vincularse con el entorno y, así, poder adaptarse.

La diferencia es que, cuando lo ves como una forma de pedir ayuda, puedes enfocarte en buscar soluciones que mantengan el equilibrio, podemos buscar qué hacer para entenderme a mí, a la vez que te entiendo a ti. Y desde ese lugar de comprensión mutua, podemos buscar una solución que nos satisfaga a ambos 😊🤗

Entonces, ¿qué hacemos cuando, por ejemplo, estamos hablando con alguien y los peques nos interrumpen constantemente? ¿O cuando es hora de dormir, porque a la mañana siguiente hay cole, y no quieren, aunque tú ves que están rendid@s de sueño?

Podemos hacernos 2 preguntas:

💖 ¿Qué me está pidiendo ahí? Muchas personas dirán que intenta llamar mi atención, que es maleducado… y, en el fondo, puede que lo que me esté pidiendo sea presencia. Si queremos buscar soluciones que mantengan el equilibrio, hay que preguntarse cuál es la necesidad que hay de fondo en ese momento. Y cuando tengamos una respuesta, llega la segunda pregunta:

💝 ¿Qué puedo hacer yo? Y aquí, tendremos que elegir qué decisión tomar, darle presencia en este momento o tener una conversación previa -con las ventajas y los inconvenientes respecto a su necesidad y la mía- y ver cómo encontramos el equilibrio.

Cambiar tantos años de condicionamiento para ir en otra dirección, no va ser rápido, ni fácil, y si será una de las mejores inversiones en tiempo y esfuerzo de tu vida ❤️

Y, a la vez, criar de forma respetuosa y consciente va mucho más allá de eliminar premios y castigos.

LOS CASTIGOS

¿Y si no le puedo castigar entonces qué hago?

 
Me preguntáis mucho qué alternativas usar para los castigos y si os puedo dar alguna.
 
La respuesta es sí y no, porque, para mí, la única alternativa a castigar es no hacerlo.
 
Cuando digo esto me llueven los “pero es que” y los “entonces qué hacemos cuando”…
 
Entonces suelo explicar que lo realmente importante es seguir al peque, es decir, ver sus necesidades, ver las nuestras y aprovechar ese “conflicto de intereses” para conectar y buscar formas de cooperación, mientras respetamos todas las necesidades.
 
Y la clave es buscar soluciones en vez de culpables (lo sé, es más fácil de decir que de hacer, lo veo a diario, sobre todo conmigo misma, así que si hoy lo has intentado y no te ha salido como esperabas, 🎖️. Mañana podrás intentarlo de nuevo 🙏).
 
Un día, a Abril no le apetecía lo que había de comida, así que se hizo una ensalada. Las hermanas también quisieron y acabamos compartiendo la ensalada en familia, y ella se comió lo previsto porque aún tenía hambre🙃
 
Básicamente, lo que harías con un invitado adulto de confianza y que se quedara a comer de improviso.
 
Con un adulto al que no conocieras tanto, igual planificarías con antelación y preguntarías: “¿qué te apetece comer?” Y lo complacerías en la medida de tus posibilidades.
 
La vida nos iría más bonita (y nos despreocuparíamos de castigos) si nos diéramos cuenta de que l@s niñ@s están invitados en nuestras vidas durante un periodo muy cortito de tiempo.
 

Pasar del poder a la cooperación, de la verticalidad a la horizontalidad es un proceso que lleva tiempo. Si las consecuencias lógicas son tu muleta para caminar por el proceso de cambio, está bien. Y después, abrázala, dale las gracias y dejala ir en plan Kon Marie ( #konmarideconsecuenciaslogicas podría ser un buen hashtag de ig 😜)

carr

LOS PREMIOS

 
¿Y los premios?
“Si te comes todo el brocoli te doy una gelatina de postre”
La de veces que hemos oído esta frase desde que éramos pequeñ@s… 😱A veces, cuando descubrimos que se puede criar de otra manera, dejamos de lado los castigos, pero seguimos usando premios para conseguir que las criaturas hagan lo que queremos (lo que se supone que hay que hacer), sin ser conscientes -porque nadie nos lo ha enseñado- de que son, en el fondo, dos caras de una misma moneda.Pero los premios, en realidad, no enseñan por qué debemos hacer lo que nos están pidiendo (en ocasiones, ni siquiera tendríamos por qué hacer exactamente eso 😅, por ejemplo con el brócoli).Lo que las criaturas perciben cuando utilizamos los premios es que, si hago lo que mamá o papá quieren, se ponen muy contentos, me sonríen, me miran de otra manera y, además, me dan algo que me encanta. Pero cuando no lo hago… a lo mejor no me castigan, pero tampoco me miran igual, ni están igual de contentos… 😩

Cuando estamos aplicando premios (que no tiene nada que ver con celebrar), estamos condicionando la pertenencia del peque a algo que, a nosotros, nos gusta o no nos gusta. Si hacen lo que les hemos pedido, son merecedores; de nuestra alegría, de nuestro reconocimiento. Pero si no lo hacen, no.

Y al final, los premios (y las alabanzas), se pueden convertir en etiquetas que nos dicen dónde podemos situarnos y dónde no. Interpretan que solo son queridos y aceptados “cuando se portan bien”, “cuando son buenos”, “cuando hacen cosas bonitas”.

Imagínate esto en tu trabajo: Llega tu jefe y te dice “si haces todo bien, sin equivocarte ninguna vez durante todo el trimestre, puedes entrar al piscolabis de Navidad” 🤪. Si no cometes ningún error, podrás compartir un rato con tus compañer@s, formar parte del grupo… pero, si no, igual no te echan, pero te vas a tener que quedar sol@ mientras el resto disfruta.

En el fondo, el premio o refuerzo, la alabanza, lo que está consiguiendo sin que nosotros queramos que sea así, es anular a ese niño o a esa niña.

Pero podemos ir tomando consciencia de las situaciones en las que premiamos o alabamos e ir sustituyéndolas, poco a poco, por dar aliento y reconocer el esfuerzo y el valor ❤️🤗(te he dejado aquí algunos ejemplos que te pueden ayudar).

¿Qué formas de alentar añadiríais vosotr@s?

Te comparto más contenido que puede servirte en este proceso 🙂
Post:
https://educandoenconexion.es/premios-castigos-y-halagos-vacios-por-que-y-como-evitarlos/
Pódcast:
https://educandoenconexion.es/la-poderosa-union-de-la-disciplina-positiva-y-montessori-podcast/
https://educandoenconexion.es/libertad-y-limites-podcast/
https://educandoenconexion.es/episodio-25-limites-y-seguridad-el-podcast-de-tigriteando/
https://educandoenconexion.es/episodio-9-como-conseguir-que-tu-hijo-a-haga-lo-que-tu-quieres-el-podcast-de-tigriteando/
https://educandoenconexion.es/episodio-14-como-educar-en-conexion/
Video:

¡Espera un momentito!

Suscríbete a la newsletter para descubrir contenido exclusivo y ser de las primeras personas en enterarte de todo lo nuevo 🙂

Bei M. Muñoz será responsable por tus datos, se enviarán a Mailrelay, para enviar boletines con información, novedades, promoción de productos y/o servicios propios o de terceros afiliados quienes me aseguran cuidar tus datos personales, no cederlos a nadie, y respetar todos tus derechos. Tienen sus servidores en Estados Unidos y están suscritos al protocolo Escudo de Privacidad. Podrás darte de baja en cualquier momento y ejercer cualquier derecho que tengas relacionado con la protección de tus datos según se describe en mi política de privacidad.

 

Pin It on Pinterest

Share This