Apúntate a mi Newsletter y recibe la lámina exclusiva de Emociones de Educando en Conexión.

EMOCIONES EN CONEXIÓN

Las emociones son como los colores… inclasificables.

Mis hijas van a clases de arte y les encanta pintar, a mi también, pero tengo menos tiempo y lo hago bastante peor. Tan sumamente peor que, cuando una vez su profe les dijo que “menudos genes tenían en la familia”, pensé automáticamente que serían los genes de su padre.

No, no pinto bien. Pero me encanta.

Tampoco canto bien, ni se me da bien tocar música, ni hacer ejercicio. 

Hace años no hacía ninguna de estas cosas, sólo hacía cosas en las que sobresalía, porque así construí de pequeña la idea de que podía pertenecer en el mundo.

También me encanta clasificar las cosas, no sé si el intento de ordenar me hace sentir que puedo controlar lo incontrolable, o que analizar las diferencias me permite acercar las similitudes. El caso es que me encanta. Y a muchas personas les sucede igual que a mí, de hecho, en Montessori tenemos muchos materiales de clasificar, no para memorizar sino para entender las relaciones entre diferentes conceptos.

Una vez me regalaron unas acuarelas nuevas y, para probarlas, me propuse clasificarlas, colores primarios y secundarios, tonos fríos y tonos oscuros, colores complementarios y suplementarios. La gama de los rosas, de los naranjas, de los amarillos… Para cuando terminé, me regalaron otras acuarelas, esta vez metalizadas, y vuelta a empezar, ahora con los matices más sutiles.

Al principio, parecía sencillo, finalmente, se me tornó una tarea titánica y decidí que no merecía la pena clasificar más, para volver a disfrutar de la clasificación en otro momento, esa vez desde un lugar menos cuadriculado y más fluido.

Algo así me ha pasado con las emociones, en su día, clasificarlas parecía que me daba seguridad (buenas y malas fue la primera -y simplista- clasificación -y también, en ese momento de mi vida, necesaria para mi comprensión-), después, se convirtió en algo tan complejo que me acabó angustiando. Hoy en día no solo clasificó las más comunes, sino también las que son exclusivas de otras culturas. ¿Exclusivas? Pero… ¿no son universales? Sí, yo también me hice esta pregunta y llegué, al contestarme, a conclusiones muy interesantes. Lo vamos a descubrir juntas.

La historia de la inteligencia emocional, para mí, es una historia de amor, de amor hacía las otras personas y, por supuesto, de amor de las figuras parentales hacia sus hijos y de los hijos hacia sus padres.

ÍNDICE

 

RESEÑAS

 

Un libro que habla de honestidad; que trata de la esencia de la maternidad -y de la paternidad- que no es otra que acercarnos a nuestras hijas e hijos sin escudo, tal como somos, entendiendo que criar no es enfrentarnos, sino amarnos; que ser madres y padres, no es otra cosa que SER, en mayúsculas

Maria Posada

Acompañante en un proyecto de familias, educadora de DP y madre de 3 peques

Es una maravilla de libro, de principio a fin.

La parte de la adolescencia me ha gustado muchísimo, mi hijo se acerca a esa etapa y ya se va notando. Tengo una fuerte necesidad de control que llevo tiempo aprendiendo a soltar pero será duro 😅 Entender cómo funcionamos, ellos y nosotros, es muy útil para poner distancia y mirar con otra perspectiva.
Es un gustazo leeros, enhorabuena, sois unas sabias ambas, soy muy afortunada de que os hayáis cruzado en mi camino, y estoy segura de que las personas que lean el libro en el momento más adecuado para ellas van a hacer un clic profundo y vais a cambiar muchas miradas. Gracias 😍

Beatriz SM

Madre de un preadolescente y estudiante de magisterio

¡CÓMPRALO AHORA Y CONSIGUE EL CONTENIDO ADICIONAL!

PUEDES RESERVARLO EN TU LIBRERIA HABITUAL, VERIFICAR SI LO TIENE ALGUNA LIBRERÍA DE TU ZONA AQUÍ O DE FORMA ONLINE A TRAVÉS DE ESTOS ENLACES AFILIADOS

¡Apúntate GRATIS a nuestro grupo de lectura grupal gratuito!

Empezamos en breve a través de nuestra newsletter:

¡Espera un momentito!

Suscríbete a la newsletter para descubrir contenido exclusivo y ser de las primeras personas en enterarte de todo lo nuevo 🙂

Bei M. Muñoz será responsable por tus datos, se enviarán a Mailrelay, para enviar boletines con información, novedades, promoción de productos y/o servicios propios o de terceros afiliados quienes me aseguran cuidar tus datos personales, no cederlos a nadie, y respetar todos tus derechos. Tienen sus servidores en Estados Unidos y están suscritos al protocolo Escudo de Privacidad. Podrás darte de baja en cualquier momento y ejercer cualquier derecho que tengas relacionado con la protección de tus datos según se describe en mi política de privacidad.

 

Pin It on Pinterest